Sexo Voyeur y camaras espias

ENTRAR EN SEXO GRATUITO

Sexo sado, Sexo fetichista

 

 

ENVIAR  FOTOS DE SEXO ANAL CASERAS  : sexocasero@gmail.com
sEXO grATUITO iNTERNET sEXO grATUITO  MANGA sEXO grATUITO PORN
INTERNET MANGA PORN NUDE
sEXO grATUITO aDULTOS sEXO grATUITO bIKINIS sEXO grATUITO vOYEURS
ADULTOS AMATEUR BIKINIS VOYEUR

hOVIAS Y ESPOSAS

Sexo Amateur

Sexo Joven

Sexo Gay Sexo Amateur Sexo Casero
Sexo Gratis Sexo Jovenes Fotos Caseras Fotos Gratis Fotos Jovenes

Relatos

 

      FOTOS AMATEUR ASIAN
SexO Jovenes Asiaticas

ALEX, LA PROFESORA

Alex era una amiga de mi hermana, era alta, pelo negro rizado, talla 90 de pecho y un cuerpo muy bonito. Yo tenia 18 años y ese verano tenia que estudiar matemáticas ya que había suspendido. Ella me iba a hacer de profesora esos días.

Alex tenía 27 años, tenía novio desde hacía casi 10 años, y siempre la había visto como casi una hermana, ya que era amiga de la infancia de mi hermana. Siempre hacíamos clase en el comedor con mis padres y mis abuelos en la terraza. Uno de esos días mi abuela estaba con gripe y tenía que estar en el comedor viendo la tele. No nos quedó más remedio que ir al piso de arriba a la habitación.

Esa tarde sólo era de repaso, e íbamos a estar poco rato. Ella había quedado después y venía con una minifalda de florecitas y un top rojo, con un escote de cuidado…cuando llegamos a la habitación, ella se dio cuenta que no había mesa de estudio por tanto tendríamos que estudiar en la cama. Al principio puso cara de no tener muchas ganas de sentarse con la minifalda en la cama, pero no quedó más remedio. La clase empezó y yo, como es normal, no podía concentrarme con sus piernas cruzadas al lado. Entonces ella me dijo que nos sentáramos cara en la cama, se subió un poco la minifalda y se sentó delante de mí.

La tenía delante, y ella con las piernas entreabiertas me enseñaba su braguita negra a cada momento. Cuando se acercaba me ponía el escote a 10 centímetros de mi cara, cada vez que se acercaba yo me excitaba más. Encima me di cuenta que no llevaba sujetador, ya que el calor hacía que cada vez la sudoración aumentase y sus pezones se marcaran más en el top. A los veinte minutos y viendo que no avanzábamos nada en los ejercicios se enfadó y se levantó:

-          ¿Que pasa que solo te concentras en mirar entre mi falda?

Me puse rojo como un tomate. Le dije que con esa ropa que llevaba como quería que me concentrase. De repente se giró, echó el pestillo de la puerta, y se quitó la falda. Yo estaba flipando. Me dijo que haber si ahora viendo lo que había directamente me concentraba más.

-          Y como sigas así me quitó la camiseta que estoy sudando mucho y luego he quedado.

Solo faltaba que dijera eso…los siguientes cinco minutos me los pasé contemplando el canalillo de su escote.

-          Hasta aquí hemos llegado!!

Se levantó, se quitó el top y dejó sus pechos al descubierto. Dios que hermoso paisaje, pensé. Mi pene enardeció por el bañador. Tengo calor le dije, y me quite la camiseta….

SIGUE